lunes, 30 de junio de 2008

TARDES NOVIAS




A la sexta noche consuelan mi insomnio
su voluntad de mujer que comulga con mis miedos
y su mano de persona que en mi abdomen
alivia ancianas culpas y acarrea nuevos fantasmas.
En el diagnóstico por imagen lo físico de la esteatosis
no parece evidente, mas, ahora en la cama,
su lengua en la mía desvaría los valores.
Son sus anhelos dos almas en mi almohada,
libélula sin artificio.
La calle que me nació barrunta en domingo
la vuelta a jodidas noches huérfanas de regazo.
A sol puesto echo cuentas
de todos cuantos nombro enemigos míos.
Pienso el rayo verde que llegada el alba todo agrisa.
Sueños de diván compactan mis vísceras.
¡Qué vaina de costumbre es ésta que no te acostumbra
al desamor de ser libre!
¡Malhalla sea la cama a solas,
cortado el cuerpo y desabrida el alma!
Sinsentido que convoca a hijos de dioses menores,
reos de esotéricas autoayudas mediorientales.
Me aflige la imagen de aquel gorrión roto y mudo.
¡Ay de las tardes novias de domingo!


Caravia, 20 de febrero 2009

2 comentarios:

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.