martes, 1 de diciembre de 2009

ZURIMBO, TURULATO Y PATIDIFUSO



¿Cómo se encuentra, maestro?, le preguntaron. "Zurimbo, patidifuso y turulato. Tengo que escoger tres palabras que ya ni se usan para describir el estado de irrealidad en el que me encuentro. Supongo que un premio es como un golpe: que no duele en el momento. Ya veremos después".
Así respondió a la noticia de su premio Cervantes 2009. Hoy mismo, en Guadalajara, México.

2 comentarios:

  1. -No tenemos futuro-, dijo él.
    -Estar contigo ha sido muy difícil en los últimos tiempos, te has ido a un lugar muy lejano en el que no puedo encontrarte-, dijo ella.
    ¿Quién sabe si la casualidad, la forzosa vecindad, o la buena estrella?
    Solo dos días después de esta conversación telefónica, le vio entrar a su casa acompañado de una mujer, con la que debía llevar mucho tiempo.
    (¡Ay niña del aceite!, ¡Que cerca estaba el tan lejano lugar!)
    “Mis manos son de tu color, pero me avergüenzo de llevar un corazón tan blanco.
    Corazón tan blanco, no he querido saber… pero he sabido”

    “Here´s the smell of the blood still:
    All the perfumes of Arabia
    Will not sweeten this little”

    ResponderEliminar
  2. Este amable y culto y anónimo comentarista me ha dejado turulato y patidifuso...¡Gracias!

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.