viernes, 13 de abril de 2012

El tiempo que se detiene



El tiempo que se detiene
La he mirado y no me ha mirado.
El  hombre-niño que juega con leve sonrisa.

El tiempo que detiene los recuerdos de la novia blanca…
No, no se detiene el tiempo sino para jugar
con el niño,
del barrio de aquí y de la vega de allí, de Granada.
El tiempo que se detiene…




10 comentarios:

  1. Huy esas fotos, sin ser familia, para nada, tan familiares, tan de entonces. Guapa rubia, a mi me tocó morenaza pero mozo rubicundo con gafas aussi. Bs.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta detener los instantes conmi cámara... casi tanto como dejarlos volar en su ausencia.

    Un beso fotográfico ( o dos).

    ResponderEliminar
  3. Así es Manuel el tiempo se detiene en el espejo del alma de los sentimientos siempre con nostalgias.

    Recuerdos del ayer que nunca mueren los guarda el corazón del hombre-niño en su alma, como un regalo preciado de la vida.

    Un abrazo granadino de MA.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  4. La primera foto no tiene desperdicio.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  5. No, afortunadamente, no se detiene. Y a quien sabe entenderlo, mejora como al buen vino... Besos.

    ResponderEliminar
  6. "La distancia se me hace difícil por todo lo que el recuerdo agiganta"

    ResponderEliminar
  7. Handsome!
    Todo lo que va quedando atras parece haber sido lo mejor, pero ahora tiene que haber algo mejor!!!!Los recuerdos tienen pies de gigantes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El tiempo no se detiene
    Vuela se va de prisa... imposible atrapar los momentos.. se van en un soplo ....los buenos....

    Los malos se quedan entre cenizas

    Entonces ¿que hacemos?

    dejamos solo los buenos .Los malos no valen la pena .

    Y seguimos el dia


    :)

    ResponderEliminar
  9. A mi me encanta capturar esos instantes y dejarlos suspendidos para siempre
    Besos Tres

    ResponderEliminar
  10. Me has tocado. Te dejo a Benedetti, sospecho que sus palabras serán muchos más certeras que las mías.
    Tu espejo es un sagaz.
    Te sabe poro a poro.
    Te desarruga el ceño.
    Te bienquiere.
    Te pule las mejillas.
    Te despeina los años
    o te mira a los ojos,
    te bienquiere.
    Te depura los gestos.
    Te pone la sonrisa.
    Te transmite confianza.
    Te bienquiere.
    Hasta que, sin aviso,
    sin pensarlo dos veces
    se descuelga del clavo,
    te destroza.
    Un abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.