miércoles, 4 de abril de 2012

Morirá un niño



Cuando yo muera
un niño morirá en mi pecho
¡morirá el niño
que me habita!

¡Parece mentira!

Inocente, viejo, limpio,
el antiguo muchacho que soy
morirá con el niño interior:
puro y solo.

¡Un niño menudo y cabal
y ya ha de morir!

¡Parece mentira!

¡Sentidlo así! ¡Lloradlo así!
Pues muerte fue
antes de serlo aún.
¿Desapego, entonces?
¿Tristeza, hoy?

¡Parece mentira!

Nunca más niño…

8 comentarios:

  1. Bello. Aunque lo mismo podría estar de acuerdo como no estarlo.
    ¿Por qué le soltaste la mano en medio del terremoto, (tierra) el maremoto, (agua) la explosión,(fuego), el tornado (aire) el naufragio,(+ agua) la guerra, (temor) el amor (+ temor)?
    Solo lo podría interpretar correctamente a través de la geometría astral.... y aún así .... Bs.

    ResponderEliminar
  2. Buena reflexión la tuya amigo Manuel en tu escrito nace y muere un niño el niño que todos llevamos dentro de si....

    En estos días de Semana Santa... vida, muerte y resurrección... nos recuerdan a un niño al niño Jesús ... que se hizo hombre y murio en la cruz, en su cruz de la vida que le toco vivir...así cada uno llebamos nuestra cruz con nuestro niño adosado al alma...

    Un abrazo fraternal de MA y feliz día.

    ResponderEliminar
  3. no entendí...morira un niño cuando?? tú mueras, o ya no te crees niño? perdon, no entendi...disculpas

    ResponderEliminar
  4. Y como recompensa a tanta paciencia en la vida terrena, a tanto someterse a pruebas, el niño abrirá una rendija a la eternidad, visitará el cielo y vivirá como el pájaro pero sin tener que encontrar el grano en el suelo.

    Buenos días Manuel, mira que ya amaneció.

    ResponderEliminar
  5. el niño habita en el alma,que queda despues de la muerte,se queda con los que nos quieren
    muy bueno manuel
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué poema más profundo.
    Me hizo pensar en el niño que todos llevamos dentro, aunque algunos lo tengan amordazado.

    Al morirse se pierde todo, hasta ese niño que tiene, en esencia, lo mejor de nosotros.

    Un abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar
  7. Hola Manuel...un bello poema...me ha llegado profundo...será que a la vuelta del camino todo vuelve a comenzar? entonces ya somos los viejos-niños que pronto nos despediremos...y quien sabe...más allá ...quien sabe que seremos después...

    Te invito a leer un poema dedicado al Hombre Universal..hay una estrofa dedicada al niño que llevamos adentro...
    Un gusto leerte
    abrazos

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo también otra niña, que morirá cuando yo muera, a un tiempo...Las dos, cogidas de la mano..No podía ser de otra forma, porque somos uña y carne...Besos

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.