jueves, 1 de marzo de 2012

Las seis condiciones del escritor


"Cuando escribo no tengo la impresión de que mis historias sean tristes. En cualquier caso, cuando trabajo estoy siempre de buen humor. Cuanto más alegre es mi vida, más sombríos son los relatos que escribo."

"No pulir, no limar demasiado. Hay que ser desmañado y audaz. La brevedad es hermana del talento."

"Lo he visto todo. No obstante, ahora no se trata de lo que he visto sino de cómo lo he visto.

Es extraño: ahora tengo la manía de la brevedad: nada de lo que leo, mío o ajeno, me parece lo bastante breve."

"Cuando escribo, confío plenamente en que el lector añadirá por su cuenta los elementos subjetivos que faltan al cuento."

"Es más fácil escribir de Sócrates que de una señorita o de una cocinera."

"Te aconsejo: 1) ninguna monserga de carácter político, social, económico; 2) objetividad absoluta; 3) veracidad en la pintura de los personajes y de las cosas; 4) máxima concisión; 5) audacia y originalidad: rechaza todo lo convencional; 6) espontaneidad."

"Nunca se debe mentir. El arte tiene esta grandeza particular: no tolera la mentira. Se puede mentir en el amor, en la política, en la medicina, se puede engañar a la gente e incluso a Dios, pero en el arte no se puede mentir."

"Nada es más fácil que describir autoridades antipáticas. Al lector le gusta, pero sólo al más insoportable, al más mediocre de los lectores. Dios te guarde de los lugares comunes. Lo mejor de todo es no describir el estado de ánimo de los personajes. Hay que tratar de que se desprenda de sus propias acciones. No publiques hasta estar seguro de que tus personajes están vivos y de que no pecas contra la realidad."

"Escribir para los críticos tiene tanto sentido como darle a oler flores a una persona resfriada. No seamos charlatanes y digamos con franqueza que en este mundo no se entiende nada. Sólo los charlatanes y los imbéciles creen comprenderlo todo." 


Antón P. Chéjov (1860-1904) dramaturgo y cuentista ruso. Consejos extraídos del libro “Sin trama y sin final: 99 consejos para escritores”, Edición de Piero Brunello.

(foto extraída de El País)

8 comentarios:

  1. Pues yo (ya sé que soy el espíritu de la contradicción) opino que en el arte se miente mucho, en todas sus vertientes.

    Y se miente porque mucha gente hace como aquello de "El traje nuevo del Emperador", es decir, lo mismo que a él le veían desnudo y no lo decían ven cuatro rayajos y, por no "mojarse" o no desentonar, dicen que el cuadro es una maravilla o de un libro plasta que es genial.

    A propósito de libros te pondré un ejemplo: "Los Versos Satánicos", casi tengo que pelearme para comprarlo y luego resultó ser un plomo (plomo para mí, claro).

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya me gustaría oír las monsergas de carácter social, político y económico de Manuel María, estoy segura de que tienes mucho que aportar de esa faceta tuya tan desconocida.
    En cuanto al arte hay impostores e intelectuales de pacotilla. En una ocasión al salir del cine de ver una película extravagante de un director muy bien considerado, parecía obligado unirse a la opinión general de que había estado genial y decidí que cuando a mi me lo parezca utilizaré los adjetivos de grandioso y sublime que escuché en aquel momento. No pocos de los que decían sí querían decir no.
    La misma actitud temerosa puede darse ante un cuadro que uno cree no comprender porque en el fondo no hay nada que entender y ni siquiera imaginar.
    Buenas noches Manuel. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Aquí aprendiendo. Como que añadiría un puntico, pero se encuentra implícito en todos los anteriores: No creerse la realidad que nos circunda pero hacersela creer al lector. Bs.

    ResponderEliminar
  4. estoy de acuerdo con Chejov, hay que añadir a sus consejos que hay que comer bien y dormir a gusto.

    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  5. Simpre que vengo, aprendo algo.

    Me gusta el baile.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Has hecho una selección fantástica de consejos; tomo nota y me los llevo para saborearlos y tal vez hacerlos míos.
    Muchas gracias por compartir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Si dejamos el relato libre de descripciones farragosas que no añaden nada, que el personaje se defina a si mismo con sus actos y que la brevedad sea la norma, entonces tenemos un chiste o una maravillosa historia. Y el uno no es inferior al otro porque ambos representan una visión de la realidad contada con ingenio y precisión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. La mejor forma de escribir algo es con el corazón y el solo impulso de expresarse, besos ana
    http://wwwmitotemblog.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.