lunes, 13 de enero de 2014

Infinitud


(el autor, cuando muchacho, en Granada)

Pienso a menudo en qué consistía la sensación de perpetuidad ilimitada que impregnó mi infancia. Voy llegando a la conclusión de que ese sentimiento que me embargaba nacía de los tres meses de veraneo, azules, dorados, idénticos a sí mismos, sin cambio alguno. Unas veces en la Vega Alta de Granada, otras en la Dehesa de Campoamor.

Como quiera que la ciudad, Madrid, cortaba esa plenitud de mis largos y cálidos veraneos, siempre me he considerado ajeno al bullicio y a las obligaciones ciudadanas.

No me gustaba, ni me gusta, Madrid. 

4 comentarios:

  1. Naciste libre, el campo y el mar es tu destino.
    Es tu hogar, la libertad de vivir en libertad, es lo tuyo.
    Lo urbano te mata el alma.

    Besos de colores niño Manuel.

    ResponderEliminar
  2. "Estos días azules y este sol de la infancia".

    ResponderEliminar
  3. Debió existir otro Madrid que yo no conocí y que en nada se le parece al de hoy. Bueno es mirar hacia la campiña, huyendo de este ambiente que nos envenena.
    El autor,cuando muchacho, era clavadito a su madre.

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.