miércoles, 4 de enero de 2012

El amigo de un amigo


( foto del autor )

Tengo un amigo de tazas de vino que tiene un amigo que tiene un bar.

El amigo de mi amigo es el último romántico en activo. Yo también lo soy, mas en situación de excedencia. El amigo de mi amigo casó varias veces, tiene varios hijos y más de sesenta años.

El último romántico regenta un bar allá por el paseo de las Delicias. Se enamoró de una chica colombiana, a quien empleó un tiempo como camarera en su cantina.

El marido de la cantinera se había quedado allende los mares mientras ella probaba fortuna en Madrid. No se sabe bien lo que pasó, ni por qué ni cómo acaeció, pero lo cierto es que la hembra sujeto-objeto de la pasión amorosa del amigo de mi amigo, se amancebó, aquí en Madrid, con un señor colombiano.

La camarera, además de una hija adolescente, de un marido consentidor y de un amante peluquero, también tiene mamá, casada hogaño con un caribeño muy guapachoso pero que no es su papá de ella.

El caso es que la chica tropical da cuartelillo al dueño del bar, pero no permite a éste tocarle un pelo.

Al cabo de unos meses de triángulos y cuadrángulos, la chica de ultramar decide volverse a su tierra y montar una peluquería en la que trabajan hoy en día, amén de ella misma, su mamá y el hombre casado con la mami, pero que no es su papi.

Andan a la brega también, todos en el salón de estilismo bogotano,el marido legal y el amante oficial de la bella colombiana. Los cuartos para montar el negocio han salido de los ahorros del amigo de mi amigo.

- Ten en cuenta que no es para tanto, me dice. Allá con unos pocos miles de euros se hacen maravillas.

La historia me seduce y me anima a inquirir:

- ¿Puedo ser franco contigo? 


( Venus O'Hara por Guy Moberly )

Obtenida la licencia me entera de que, además del fondo de maniobra requerido para abrir el establecimiento peluqueril, el hombre del bar envía a ultramar unos euros con frecuencia mensual.

Mi amigo de tazas de vino piensa que no es una cifra exagerada y yo me digo que, al otro lado del charco y en la coyuntura actual, si dejamos aparte a los narcos y a los políticos, tal estipendio mensual no lo gana ni el rey del mambo.

Anteayer, mi amigo me cuenta que su amigo el del bar está recién llegado de Bogotá, de girar allá una visita de dos semanas para ver a su platónica amada.

La vió, durmió con ella y volvióse sin rozarla un milímetro de piel.

Parece ser que la ex-bodeguera y hoy fogosa peluquera argumentó, con toda lógica, que en la habitación de al lado dormía su mamá. Y que en la del otro costado lo hacía su maridito, pared con pared, a su vez, con el cuarto del amante. De la hija adolescente no se sabe nada. Mejor así. 


13 comentarios:

  1. El amigo de tu amigo, es realmente un curioso romántico, sin duda.

    Feliz año, amigo.

    ResponderEliminar
  2. ¿Estás tú seguro de que, en vez de romántico, no es tonto del haba?.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Gran corazón el de la moza colombiana, gran bolsillo el del amigo de tu amigo, ¿o será al revés,? que también podría ser. Lo uno atrae a lo otro;) Bs.

    ResponderEliminar
  4. El amigo de tu amigo ya se puede olvidad de la mujer, antes cantinera y después peluquera.
    Y buscarse otro romance con otra mujer que este libre como los taxis y más buena que un bizcocho de chocolate o de dulce de leche..jajaa.

    Besos de MA para ti, amigo Manuel.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué fuerte la historia del amigo de tu amigo...! Creo que nunca me he enamorado de esa forma de nadie.

    Un beso ( sin tocar) o dos.

    ResponderEliminar
  6. Interesante historia la del amigo de tu amigo- sesentón romántico, casado varias veces- pero por cierto sin aprender aún a ser feliz con una sola mujer...casos que los hay, y muchos y muy frecuentemente...creo que son los enamorados del amor más que de las bellas mujeres, colombianas o no...de esta época o de todas las épocas.Y de paso pienso que las bellas colombianas-o no- no podrían poner sus peluquerías, o lo que fuere, si no existesen en la vida y por el mundo tantos hombres enamoradizos a cada paso y ¿tan pocos? otros dispuestos a jugarse todo por un amor, una familia e hijos (que nacen pequeños, se hacen adolescentes y devienen adultos)...pero que son maravillosos. Muchas gracias por el placer de la lectura, Manuel María; la estoy disfrutando con el cotorreo de las catitas australianas en el bosque de eucaliptus. Besos

    ResponderEliminar
  7. Coñe! es clavaita a la historia de un primo de mi primo

    Besos sonoros

    ResponderEliminar
  8. El amor es tan ladino a veces...

    Disfruté con la historia del amigo de tu amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. el amigo presta a su mujer?


    "cuando las almas se unen, cuando las almas se aman, cuando aprendemos a volar...Jayja"

    ResponderEliminar
  10. Una amiga de mi amigo siendo el el primo de mis sueños... me dejó una rosa con una tarjeta blanca pintada color rosado...
    Donde el marido de la tia le decia:

    Me gustas tanto que la pluma con la que escribo se enciende cuando le hablo de mis sueños con los mios..................y los tuyos de mañana con sabor a pan tostado....
    que se vuelan de mi nido....hacia tu lado!!!!

    ResponderEliminar
  11. Genial chico tu texto nunca habia leido algo tan diferentemente bello
    No te pierdas en los dias de las noches...

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.