domingo, 24 de octubre de 2010

ROLEX HUEVO FRITO




( foto A. Ferreto )
TRESCIENTOSESENTAMILNUEVE

Son los euros que cuesta, aunque no los valga, un reloj Rolex de caballero montado no sé si en platino o en oro blanco y, eso sí, cuajadito de brillantes.

Tal espantajo aparecióseme en el curso de una recepción en la casa Rolex, a la que acudí invitado por la firma Wempe.

La prenda relojera, del gusto de emires y jeques árabes, estaba protegida dentro de una vitrina rodeada de rayos láser, como las que salen en las películas de atracos perfectos. Son esos filmes en que estás deseando que ganen los malos.

Me presentan a un ciudadano con pinta de asentador de pescado en traje de domingo que se autoproclama aristócrata. El aristócrata hortera o impostor, cargaba un peluco, también Rolex, de esos que parecen un huevo frito de oro amarillo. Para salir del paralís que me había embargado, comento yo que el esperpento de los trescientos sesenta mil nueve euros es propio de narcotraficantes colombianos y me corrige, al parecer con conocimiento de causa:

- No. Conozco bien Colombia porque compro allí esmeraldas. Los narcos colombianos gastan oro amarillo. El oro blanco queda para los narcos árabaes que trafican en Oriente con el opio.

Por lo demás la recepción estuvo perfecta. Las damas bellísimas, los caballeros elegantísimos, incluido un servidor que practicó el sincorbatismo. El comercio y el bebercio, ahora llamado catering, muy selecto y abundante.

Observé y paladeé, con satisfacción, que el sempiterno Moët Chandon había sido sustituido por el champagne Ruinart, que me gusta más. La comida era abundante porque estaba prevista la asistencia de ciento veinte gilipollas y a la postre sólo concurrimos unos setenta, y mal contados.


12 comentarios:

  1. Los cuesta... mas no los vale.

    (Me encanta tu forma de ironía y tu humor)

    ¡Cuánto cuesta la vida!

    ¡Un saludiño sin precio!

    ResponderEliminar
  2. SUSI, querida..."es de necios confundir valor con precio"...Pues sí, hay que trasegar mucha droga para tener ese peluco. Mi deseo: "una mediana vida yo posea, un estilo común y moderado..."

    ResponderEliminar
  3. Hola amigo mio, buen escrito me encanta tu sentido del humor y me parto de la risa cuando he leído tu magnifico post.

    Te diré que en el mercado de la imitación hay pelucos muy buenos que dan el pego , pero uno de verdad autentico tiene que ser para llevar un guardaespaldas o dos jajaja, con los euros que vale el peluco autentico se puede vivir una temporada sin tener que trabajar jaja.
    Con lo bien que se vive sin tener que mirar la hora del reloj ,el sol nos lo indica.

    Un abrazo de MA para ti.

    ResponderEliminar
  4. Si ya lo sabia yo, ¡nuestro amor es imposible!, usted empleando su tiempo en recepciones de Rolex y yo en mercadillos sevillanos escuchando a una gitana que gritaba "comprame un ROOlEN paya que lo llevo mu barato". Ya ve, aceite y agua, somos Yo Montesco y usted un Capuleto.
    Aun asin le dejo mis besos que no tienen el precio de ¡peazo Rolex!

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias MA! La vanidad no tiene precio y la condición del hortera presuntuoso es infinita...

    ResponderEliminar
  6. Cuarentañera, amiga, ¡cómpreme usted ese relojito! ¡Señorita, que Dios le bendecirá y le dará un buen novio!

    ResponderEliminar
  7. Manuel, setenta mal contados pero posibles compradores...
    No puedes codearte con el Maharajá de Jaipur sin corbata de seda y rutilantes gemelos, es como beber Don Perignon en vaso "Duralex", por eso no nos invitan a las chicas de barrio, ja, ja.

    ResponderEliminar
  8. Amigo Manuel, vuelvo de nuevo, desde anoche con este post vivo sin vivir en mí, una fiesta selecta a la que sólo le faltó el cañón de espuma. He perdido toda esperanza de que aceptes mi invitación a un almuerzo con huevos rotos. Por favor dame una respuesta a mi medida, dime que te encantan las baratijas...

    ResponderEliminar
  9. Querida Loli: soy un cocktail de ácrata desclasado y ex-burgués dilettante, con sus gotitas de escritor bohemio. Te propongo un almuerzo a base de: atascaburras, patatas a la importancia y olla gitana. El postre, tuyo es.

    ResponderEliminar
  10. Eres tremendamente divertido cuando te adornas de sarcasmo.
    (lo de ex-burgués dilettante, un acierto)
    Besos con gotitas de tu bohemia.

    ResponderEliminar
  11. ¡María de los Remedios! Soy un clown sentimental que llevo el alma en el ojal!

    ResponderEliminar
  12. A modo de clavel reventón?
    Hay que quererte, es irremediable...

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.