lunes, 2 de junio de 2014

EN LA HABANA CON FIDEL

                                                          
                                                               (fotos Taringa.net)


En cinco minutos se me apareció Fidel en color azul purísima, embutido en chándal y deportivas marca Adidas.
− Bienvenido a casa joven. Tiene usted buenos amigos.
Saludé con llaneza y parquedad al anciano, extremadamente delgado, pálido y débil, pero ciertamente con sus pupilas como carboncillos encendidos. El ochentón estaba avellanado, pero no andaba con la barba por el suelo.
− Pregunte lo que guste. Cuento con su discreción. Gabo dice que escribe usted en buen castellano de allá y que no es periodista, cosa que se agradece
Reconocí al Comandante su deferencia y dejé claro que no pensaba tomar notas de nuestra charla y que si, más adelante, decidía escribir un relato, le haría llegar el texto antes de darlo a leer a persona alguna. Me interesé por su convalecencia.
− Pues mire usted gallego, voy mejorcito. He ganado peso y fuerza, pero mentiría si no le dijera que esta vaina dura más de lo que yo esperaba y conviene al pueblo cubano.

El relato completo de mis charlas con Fidel está aquí:
                       http://cuentosencarneviva.blogspot.com/2008/01/las-horas-contadas.html

3 comentarios:

  1. Hola Manuel Maria

    "EN LA HABANA CON FIDEL"

    Es uno de los relatos que más me gusta.

    Saludos y saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡GRACIAS, COMPAÑERO! EL RELATO TIENE YA UN TIEMPO DE ESTAR ESCRITO, PERO DE CUANDO EN CUANDO LO OREO UN POCO...MI TRABAJO ME COSTÓ IR A LA HABANA Y TODA LA PESCA...ABRAZOS

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.