viernes, 19 de febrero de 2010

UN HOMBRE ENAMORADO


"...Guillermo era un loco de las mujeres y era un hombre enamorado. Su madre era una mujer superior y eso siempre le marcó. Él adoraba escuchar a su madre y a las amigas de su madre. Siempre recordaba ese olor a frutas que tenemos las mujeres cuando cruzamos las piernas en el trópico."
Así cuenta de su marido, Guillermo Cabrera Infante, su viuda Miriam Gómez en El País de hoy.

2 comentarios:

  1. Me encanta el olor de la fruta tropical.

    Saludos y saludos

    ResponderEliminar
  2. HE VIVIDO EN EL SUB-TRÓPICO Y ALLÍ ME ACOSTUMBRÉ...VITAMINAS Y MINERALES...¡AGRADEZCO A JULIO SU COMENTARIO, SIEMPRE BIENVENIDO!

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.