viernes, 29 de julio de 2011

Aguacero


( La Habana; foto tomada por mí con mi teléfono móvil desde el hotel Nacional )

Besos vuelan la ciudad hacia la niña.

Míos son. Para ella son.
No siento lo que me dice.
¿Me ordena que suba a verla?
Luego será, que ahora me entretiene
el venero de mi escritura.

La nube de mis besos
vuelve a casa sin descargar
y se cuela en la nevera
en papel de celofán.
¡Qué de mimos a punto de congelar!

Triste estoy de no notar mi contento,
canta el niño interior que moja sus chirucas
al borde del mar.
El rey amigo que me vive
manda entregar en la primavera blanca
el aguinaldo de la roja navidad.

¿Adónde va el turbión que ha desnudado
el tilo del patio sur?
¡Mucha prisa y poco tiento
lleva ese loco aguacero!
¡Bien ido sea!

10 comentarios:

  1. Qué belleza para unos ojos bellos que no pierden sus rimas!

    Un abrazo enorme!!!

    :)

    Ps: Lindo el soneto de Vega.

    ResponderEliminar
  2. Estas que me dictó rimas sonoras...(Garcilaso)
    ¡Gracias Andri! Beso y cariño.

    ResponderEliminar
  3. Manuel Ma., lindos versos...y esa fot...me ha dado nostalgia verla...algo muy parecido a esa tarde gris...que igualmente la disfruto mucho.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias,niña Mery! También se disfruta de la tristeza y melancolía...Beso americano y fraterno

    ResponderEliminar
  5. Me poso en tu ventana para aletear ante la delicia de estos versos minetras sacudo mi alitas mojadas (que no rotas) y esperar que "escampe" a tu vera, mientra canta el niño con las chirucas secas.
    Arrumacos, mi niño del alma.

    ResponderEliminar
  6. María, reina...¡A tu vera, y a tu vera, siempre a la verita tuyaaaaa...! Gracias...¡soy lo prohibido!

    ResponderEliminar
  7. confesión.
    No sé si a usted/a ti también te sucederá algo parecido: entresaco algo de cada bloguero, leyendo aquello que publica o mirando las fotos que cuelga.
    lo primero que he pensado tras leer sus versos es: se enamoró de La Habana :), que no tiene porqué enamorarse de todas las chicas que vió o tan solo de una. Puede ser que siempre deseó vivir en esta capital, con sus recuerdos, su música, sus mujeres, su comida, su humor, el equilibrio entre tanto desequilibrio; la lluvia de besos...

    lo siento, fueron sus palabras que me llevaron lejos. Es precioso todo lo que escribes.

    :))

    ResponderEliminar
  8. Ecxma. y Magnífica Sra. Rectora del Reino de Esevillana:
    Su comentario tiene tela, tela marinera concretamente. En La Habana me he sentido solo y, a ratos, muy acompañado. Es una bella ciudad para vivir y para en ella morir. Amor y desamor he sentido allá. Inconveniente: en la época seca y calurosa, se me van las ganas de escribir. En las ciudades en que me encuentro a mis anchas, pierdo las ganas de escribir, y voy y me enamoro, a veces de una mujer efervescente y sin rumbo, casi siempre pintoras o escritoras. Cuba es una isla femenina.
    Niña, a ver si resulta que, a estas alturas, me vas a volver prolífico...
    Hoy te abrazo

    ResponderEliminar
  9. Aguacero...me gustó...podría pintar sus versos...y compenetrarme en tu estado de ánimo...Es muy bella poesía.Aquí por suerte los vientos no deshojan los tilos...que pronto van a florecer y a perfumar las calles Saludos.

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.