viernes, 20 de agosto de 2010

LLUVIAS DE AGOSTO



Las lluvias de agosto han hecho florecer, en las hondonadas arenosas y médanos de oro del golf de Aquitania, al abrigo del mar y del salitre, macizos de diminutos claveles de color lila y de azucenas blancas.

La mezcla de olores de estas flores salvajes me transporta a mi niñez, a los veranos levantinos en la Dehesa de Campoamor, en cuyas dunas también nacían azucenas salvajes que embriagaban mis sentidos y exaltaban mi libertad provisional. Breve y dulce libertad.

¡Oh suave noche!
¡Oh calma venturosa!


3 comentarios:

  1. Que hermoso es cuando agosto hace llorar a las nubes y deja que las azucenas se desahogen.... besos en la distancia...

    Ledeska

    ResponderEliminar
  2. Manuel gracias a las lluvias de agosto tus letras están floreciendo como un vergel.
    Felicitaciones.

    Precioso tu post ,me llego al alma.

    Un abrazo de MA para ti querido y estimado amigo.

    ResponderEliminar
  3. Hola amigo Manuel.
    Particularmente uno de los olores que más me placen, son las gotas de lluvia en la tierra seca del mes de agosto.

    Saludos y saludos

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.