domingo, 9 de mayo de 2010

CABO DE BARBÀRIA


HAC REVUELTA ESCRIBE:

"Sorprendí al farero de vuelta de unos recados en el pueblo, traía bolsas en las manos, aire tranquilo y mirada curiosa al ver, -me imagino desde lejos- a alguien interesarse por este lugar.  

Le pedí que me hiciera una foto, -es la que ves- la hizo de buena gana, sorprendido por la petición y enseguida ilusionado, pidiendo disculpas pues era inexperto. Sus manos temblorosas, -calculé mientras la hacía- que ya tendría unos setenta y cinco.

Así recogió delante de su arrugado ojo guiñado, con un saber de científico, los detalles que en ese momento suponían un enigma para mí.

Le sonreí por su cordialidad y al presentir un buen augurio, él hizo el resto.

La "A" Mayúsculas apareció cuando revelé el negativo, volví a sonreir al verla surgir con tanta nitidez, en la lentitud que da el líquido revelador a este momento y al recordar la última conversación telefónica que había mantenido unos minutos antes de esa foto, en la casa-faro del anciano.
Fue al terminar aquella conversación cuando, como incluida de repente en una burbuja, producida pienso, por la peculiar atmósfera que forman mar y tierra al besarse de esa forma y en ese lugar, cuando dejé, -abandonándolo-, el iphone, con su cargador incluido.

Eres el pasado -le dije, y lo intentaré sin marcha atrás-así que me despedí de él, en aquel banco que el farero construyó para comodidad de las visitas en el disfrute de la vista.

Pensaba ahora sí, este inesperado regalo, le habría gustado, tanto como el que después él, me hizo a mí.

Días más tarde, esforzándome en conocer cómo disfrutar de mi decisión, le mandé, en sobre postal, a su atención y sin remitente, el libreto de instrucciones del aparato.

Esperaba, de verdad, que disfrutara con él, tanto como yo lo había hecho al desprenderme del montón de historias obsoletas que durante los últimos años habían calentado mis orejas. Tuve suerte esa tarde."

6 comentarios:

  1. El celular no es tan buen invento como puede parecer a primera vista.


    Por ese motivo es hasta saludable perderle alguna vez

    ResponderEliminar
  2. Cabo de Barbaria

    Carretera al faro de Barbària, al sur de la isla de Formentera ¿?

    ResponderEliminar
  3. Emotivo relato. Es tan fácil hacer feliz a alguien y mira que lo complicamos... Cuando nos demos realmente cuenta de ello estaremos en la antesala de nuestra propia satisfacción...Ay, ay...
    Texto muy bien seleccionado, Manuel, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. MARISA, JULIO: ¡ NO SÉ QUIÉN DEBE AGRADECER VUESTRO AFECTO! EN ESTE CASO SOY, SIMPLEMENTE, EL "EDITOR"...¡SERÁ LA EDAD!

    ResponderEliminar
  5. Opino como Julio y lo saludable es el sobre postal y pegar el sello con saliva....

    En mi pueblo ,el faro-castillo se quedó sin farero y sin alma cuando todo se volvió automático.

    El respeto siempre se manifiesta al compartir, no al imponer...

    Con afecto
    Maite

    ResponderEliminar
  6. ¡GRACIAS MAITE! LOS FAROS SON DE LA MAR Y DE LAS AURORAS...¡LO FUERON!

    ResponderEliminar

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.