sábado, 10 de octubre de 2009

ES TESORO SU ASOMBRO




La mañana aún guarda en la madera algas de luz.
En soledad viene a mí el niño, lentamente,
pequeña su figura y pensativa
por un alto camino de cipreses.
Y es tesoro su asombro.

(cedido graciosamente por la Madre Abadesa
de un monasterio de monjas clarisas capuchinas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pienso que l@s comentarist@s preferirán que corresponda a su gentileza dejando yo, a mi vez, huella escrita en sus blogs, antes bien que contestar en mi propio cuaderno. ¡A mandar!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.